martes, 11 de agosto de 2015

Restauración de una caja fuerte de principios del s. XX

¡Hola queridos Amigos del blog!, lamento muchísimo el abandono; la verdad es que desde principios de año ha habido demasiados acontecimientos y cambios en mi vida, que me han impedido tener el tiempo y la dedicación necesarias para elaborar entradas apropiadas a vuestros intereses. La buena noticia es que durante este tiempo, el taller ha seguido funcionando (¡cómo no!) y por tanto hay trabajitos que me encantará compartir con vosotros, aparte de información que os será de interés y utilidad. Así que,¡menos lamentos y manos a la obra!.

En esta ocasión os traigo la restauración de una caja fuerte, de colección particular y procedente de Zaragoza, de principios de s.XX. La caja estaba pintada en color granate, decorada con cenefas e iba montada sobre una base de madera y rematada por una tapa a modo de moldura, también de madera, en el mismo color.

Se trata de uno de esos trabajos que, debido al peso y dimensiones de la pieza, se hace bastante denso, pero que como siempre, el resultado ayuda a que olvidemos los sinsabores del proceso.

Éste era el estado de la pieza cuando llegó a nuestras manos. Como veréis, la pintura estaba en muy mal estado, aparte de haber recibido varias capas de barniz a lo largo de los años, cuya oxidación había provocado que las cenefas que remataban el perímetro de laterales y frente, apenas se apreciasen.






 Tras intentar mediante catas con varios disolventes, salvar el acabado y las cenefas, y comprobado que la naturaleza de la pintura al aceite no lo permitía, acordamos con los dueños retirar el acabado y proceder a pintarla de nuevo. Puestos en éstas, los clientes decidieron, previa visualización de varios modelos de similares características y antigüedad, lacarla en un color diferente, pero acorde al modelo. Las cenefas..., intentaríamos reproducirlas lo más fielmente posible.

Detalle de la única cenefa apreciable y de la que sacamos el modelo para la plantilla.
Procedimos pues a limpiar la pieza. tras probar varios métodos (decapante, calor...), optamos por la eliminación mecánica mediante raspado, por ser la más efectiva. Hubo que usar mascarilla con filtros para partículas, guantes y gafas protectoras, ya que era muy probable que la pintura contuviese plomo (antes de 1978 el plomo se usaba como pigmento y agente secante en las pinturas a base de aceite o alquídicas)
                                               




 Antes de ello, tomamos fotos de las cenefas y las enviamos a nuestra diseñadora gráfica y colaboradora de cabecera, Noa Fernández Galán, para que nos sacase la plantilla de la cenefa.

Una vez eliminada la pintura de la caja fuerte, procedimos a dar un tratamiento antióxido con un producto que nos encanta: Oxi... no. Este tratamiento no es un simple protector del metal, sino que reacciona, neutraliza y transforma el óxido de hierro, prepara las superficies oxidadas para que pueda adherirse sobre ellas el acabado de protección, cobrea el hierro mediante reacción química y es un producto activo que penetra y se expande a través de las capas de óxido. Lo recomiendo... ¡y que conste que no me pagan por la publicidad!.

Tras aplicar el fondo y la laca (en el exterior se aplicó un verde botella muy común en la época en la que fue fabricada la caja fuerte; y en el interior un tono claro que contrastase armoniosamente), procedimos con el trabajo de la reproducción de las cenefas. Para ello se imprimieron las plantillas en vinilo adhesivo a escala. Se colocaron sobre la zona a trabajar, los dos laterales y el frente, y procedimos, con pintura acrílica y la dorada al disolvente, a ir contorneando la plantilla. Por respeto al original, decidimos simplemente esbozar el diseño, en lugar de reproducirlo fielmente. la idea es que se sepa que en este lugar hubo antes una cenefa similar, pero no intentar imitarla al 100%. Y éstas son las fotos que corresponden a esta parte del proceso:










 Y éste es el resultado final:





Espero que os haya gustado este trabajo, que como siempre, demuestra que con un "poquito" de tesón, podemos devolverles la vida, de manera respetuosa y con criterio, a nuestras reliquias y obras de arte.

                           ¡En breve estaré por aquí con nuevos trabajos y documentación!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...